Translate

jueves, 2 de noviembre de 2017

EL NOMBRE SIN IGUAL DE JESUCRISTO

 "Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre."   Filipenses 2: 9-11 


UN NOMBRE BENDITO

       Si le hubieras puesto el  nombre de Hitler a tu hijo o Judas, hubiera sido incomodo para tu vástago el haber soportado las críticas que se le hacían por llevar estos. Los nombres malditos de la historia nunca se pronuncian ni se ponen en este mundo occidental.
      
      Pero al escuchar el nombre de Jesús estamos frente a algo distinto, ya que estamos pronunciando en nuestros labios un nombre bendito. Es cierto que este nombre ha sido puesto a muchos niños, pero su connotación a sido diferente, ya que el portar el nombre bendito de Jesús  ha sido un halago y un beneficio para muchos. 


      La Biblia habla del nombre de Jesús como único. Dice la Biblia en Filipenses 2:9  "Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,". Observamos que nosotros hemos recibido un nombre de parte de nuestro padre humano pero Jesús ha recibido un nombre de parte de su Padre, el Dios único y Todopoderoso, del cual la Biblia dice que ese nombre es sobre todo nombre. 


UNA BLASFEMIA DICHA

      Algunos dirán pero ese nombre no es sobre todo nombre porque los hombres lo usan hasta para blasfemar. Y esto es verdad. En los países  de habla inglesa tiene por costumbre decir el nombre de Jesús por  cualquier pretesto.


UNA HERRAMIENTA DE PODER EL NOMBRE DE JESÚS

       Jesús dijo : "En mi nombre echarán fuera demonios, pondrán la mano sobre los enfermos y sanarán"

      Lo importante no es el nombre que la gente blasfema o jura, lo importante es para que usas el nombre de Jesús. Pues si lo haces lleno de fe y poder puedes hacer que el nombre de Jesús sea una herramienta poderosa para la gloria de Dios. 

      Jesús también dijo que en su nombre lo harían, se lo dijo a sus discípulos, se lo dijo a sus apóstoles. El les dio el poder de enfrentar demonios y de usar su nombre para traer bendiciones a otros. Es el mismo Jesús, el que te da el poder para usar su nombre para su gloria y alabanza. Si en tu boca está el nombre de Jesús, pero no has recibido este poder de parte de Jesucristo, de nada te valdrá usarlo. NO será nada en absoluto, pero si Jesús te otorgó  este poder a través de su nombre, él se glorificará cuando lo uses, porque lo usarás como una herramienta para que el poder de Dios se manifieste.

martes, 11 de abril de 2017

LA PODEROSA SANGRE DE JESUCRISTO

 

     Cuando analizamos el libro de Levítico en la Biblia, podemos observar la serie de ritos que el ser humano tenía que hacer para lavar o expiar sus pecados. Es sorprendente ver, como esto era  un verdadero trámite, una carga, un verdadero camino de sufrimientos, el que se tenía que hacer, para tener los medios o recursos, cada vez que el hombre pecaba. El tener un animal, comprarlo o tomarlo del propio peculio de uno, y poder así cumplir la ley, con respecto a pagar el precio por el pecado. 

     Imagínese que cuando el pueblo de Israel salió de Egipto, eran dos millones de personas, los sacerdotes habrían estado muy ocupados en atender las necesidades espirituales y de conciencia de los israelitas. Cada día tenían que ofrecer decenas y cientos de animales en sacrificio, que servían para el perdón de los pecados de los millones de israelitas que pecaban. Esto estaba  establecido en la ley, necesitaban de un cordero sin mancha, para que al derramar su sangre, expiara el pecado de la persona o del pueblo de Israel. El sacerdote ministraba estas necesidades espirituales a diario en el tabernáculo, y luego se lo hizo en el templo. El sumo sacerdote lo hacía una vez al año por el pueblo de Israel, todo esto era una verdadera ceremonia dictada en la ley mosaica, con ritos y ceremonias estrictamente establecidos.


JESÚS EL VERDADERO CORDERO SIN MANCHA




      Juan, el bautista,  dijo de Jesús: "He aquí el Cordero de Dios  que quita el pecado del mundo". (Juan 1:29) Todos sabían de qué hablaba Juan el bautista, todos los que lo escucharon sabían de la importancia de un cordero para la expiación de sus pecados. Para ellos esas palabras no les eran ajenas ni extrañas, pues comprendían de la importancia del cordero en sus vidas. Pero aquí Juan el bautista les dice que este Jesús, es el Cordero de Dios y que a través de él, Dios expiaría los pecados del mundo. Juan el bautista declara abiertamente la noción de que este hombre, Jesús de Nazaret, era el Cordero de Dios, era el que Dios había prometido, para no ofrecer más sacrificios, sino que los libraría para siempre de esta situación. Pensando en corderos, para algunos que no saben sobre estas cosas, les podrán parecer extraños, pero a los que conocemos sobre como eran expiados los pecados a los israelitas descritas en la ley mosaica, no. Pues el precio del pecado de los hombres caían sobre los animales al matarlos y verter su sangre sobre el altar.  Configurando el principio de que sin sangre no hay remisión de pecados. (Hebreos 9:22)

     
     Es la sangre la que obra, al derramar la sangre de un cordero sobre el altar y ser degollado, esta  era la forma como el hombre expiaba el pecado que había cometido ante Dios. Siempre lo tenía que hacer e inclusive anualmente el sumo sacerdote ofrecía sacrificios para la expiación de los pecados de todo el pueblo de Israel,  basándose en la muerte de un cordero y en el poder de la sangre que cubría el pecado de un hombre o del pueblo.

      "Un cordero sin mancha y sin contaminación" (1 Pedro 1:19) dice el apóstol Pedro en su carta universal y este es Jesucristo.   Juan el bautista  lo conocía, ya lo había visto antes y aún en el vientre de su madre Elizabet, saltó de alegría al sentir su presencia. Siempre Juan el bautista supo que su pariente en la carne, era el Cordero que había de venir. Que él cubriría con su muerte y derramamiento de su sangre los pecados de su pueblo y de toda la humanidad. 

     El libro de Hebreos capítulo 9 versículo 12 dice que Jesús lo hizo una sola vez y para siempre, este acto lo hizo para siempre. Él entró en el mismo cielo con su sangre derramada e hizo la paz y la reconciliación entre Dios y los hombres.(2 Corintios 5:19) Él como sumo sacerdote tomó en sus manos su propia sangre y la presentó al padre celestial y expió los pecados de la humanidad.

     En el libro de Apocalipsis el apóstol Juan describe que nadie se halló mas digno, sino sólo el Cordero inmolado (Apocalipsis 5:6). En el cielo el apóstol Juan visualizó al Cordero que está junto al Padre. Ahí los ángeles y todo el cielo alaban al Cordero sin mancha.(Apocalipsis 5:12-13)  Y dicen: "Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tu fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios."(Apocalipsis 5:9) El Cordero de Dios que quita el pecado del  mundo está ahí para recordar que ya pagó el precio de los pecados del hombre.    Juan dice en su evangelio:"Para que todo aquel que en él cree no se pierda sino que tenga vida eterna"  (Juan 3:16)


JESÚS  MISMO HABLO DE SU SANGRE



     El Señor Jesús antes de morir dejó claro este concepto de la sangre en su última cena, cuando dijo: "Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre". (Lucas 22:20) En el antiguo pacto, la señal  fue "la circuncisión", en el nuevo pacto la señal es la sangre, al alzar la copa Jesús dijo que esta era ahora el nuevo pacto en su sangre. El Antiguo pacto Dios lo hace con Abraham y es para su descendencia, para el pueblo de Israel. El nuevo pacto lo hace El Hijo de Dios, Jesucristo, con toda la humanidad, y ese pacto es a través de la sangre de Cristo que se derramó y expió los pecados de todo el mundo. 

     Si un cordero, o sea un simple animal, expiaba con su sangre los pecados de un hombre y de una nación, cuanto más la sangre de Cristo, derramada en la Cruz del Calvario, la sangre del Hijo de Dios, pagará y/o expiará los pecados del mundo.


UNA SIMPLE RESOLUCIÓN



     Hoy debes estar atento a aceptar el nuevo pacto. Estás a tiempo de recibir a Jesús como el Cordero que expiará tus pecados. Si tú dices que tus pecados son atroces y que no hay expiación para ellos, puede que en parte sea verdad lo que estás pensando. Pero la poderosa sangre de Jesucristo derramada en la Cruz, pagó el precio de estos pecados que has cometido. No lo dudes. Acepta a Jesucristo en tu corazón y tómalo como el Cordero, que con su sangre, pagó tus pecados en la Cruz y dile adiós a tus culpas. Camina ahora en una vida limpia, y puesto los ojos en Jesús sigue adelante. Dios te bendiga grandemente.

martes, 29 de marzo de 2016

JESUS QUIERE TU ARREPENTIMIENTO


"El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento." II Pedro 3:9

JESÚS NO RETARDA SU PROMESA


      Para muchas personas lo que dijo Jesús acerca de su regreso a la tierra no es verdad, lo tildan de buen maestro, de un gran filósofo, pero creen que lo que dijo fueron fábulas y una de ellas es su segunda venida.
     Pero este demorar de Dios, a lo  que la gente lo ve como una debilidad, es en sí, la misericordia de Dios. ¿Y cuál es este acto de misericordia  que señala el apóstol Pedro en su carta, al decir que Dios quiere que los hombres procedan al arrepentimiento? El no venir por segunda vez. 
     Porque el día que regrese, ya no será como un hombre común y corriente, sino como dice la Biblia, vendrá como Rey. Y ya no vendrá como un rey cualquiera que pueda ser opacado por algún rey de este mundo, no. Sino que la Biblia lo describe como EL REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. 
     El caso está, en que en ese tiempo ya no vendrá a morir en una cruz ni a ser siervo, sino que vendrá como Juez, a juzgar a los hombres por los pecados cometidos ante Dios. La única excepción que hará será con sus redimidos, aquellos que se han arrepentido de sus pecados y se han lavado en la sangre de Cristo y ahora son hijos de Dios. Porque aquellos que no lo hubiesen hecho serán juzgados y condenados a la muerte eterna.


MUCHOS QUIEREN QUE VENGA ESTE DÍA PERO NO TIENEN MISERICORDIA


     Sí, muchos anhelan que venga este día, y con justa razón. Porque han vivido en este mundo de una manera mala, rechazados y olvidados por este mundo,  por su fe en Cristo. Otros, porque no soportan un mundo lleno de tanta corrupción y maldad y desean que se acaben este estado de cosas y reine en verdad Dios en este mundo.
     Lo que muchos olvidan es que cuando él venga se habrá terminado la dispensación en que vivimos, la era de la gracia del hombre en que se desenvuelve en este momento.  Al morir Cristo, en su muerte, él pagó el precio del pecado del hombre. Ya no existe más que pagar. En la cruz Jesús pagó el precio del pecado de todos los hombres, de todas las épocas que vendrían, de todos los años venideros. 
     Es como si un hombre hubiera dejado un dinero en un banco, en donde cada familiar o persona que él hubiera nombrado, fuera beneficiado por toda su generación de este dinero hasta que él regresase. 
     Cristo dejó provisión "para que todo aquel que en él crea no se pierda sino que tenga vida eterna". Y en este tiempo andamos, en la era de la gracia, del regalo de Dios, de Jesús mismo, que hizo provisión para que los hombres se arrepientan y sean salvos de sus pecados.

DIOS ES PACIENTE

     Dios es paciente, dice el apóstol Pedro en este verso de su carta. Sí, en verdad lo es. Muchos de los seguidores de Cristo lamentablemente no lo son; el hombre carece de paciencia, pero Dios no. He escuchado decir: ¿por qué Dios no actúa en este caso o en el otro?, ¿por qué Dios no envía destrucción sobre esta civilización malvada o esta otra?. ¿Por qué Dios no hace esto o aquello?. Pregunto: ¿Tienes la paciencia de Dios?, ¡oh amigo querido!, Dios si es paciente. Dios te espera tanto. Dios espera con paciencia que el hombre recapacite de su maldad. Dios espera que el hombre se arrepienta de sus pecados, una y otra vez. Pero la Biblia dice que esto no será infinitamente, que vendrá la segunda venida de Cristo y ahí terminará esto. Las escrituras dicen: "que está establecido que el hombre muera una sola vez y después de esto será el juicio", cuando tú y yo muramos todo habrá terminado, se habrá terminado el tiempo para arrepentirnos y de volvernos a Dios. Cuando muramos ya no habrá otra oportunidad de arrepentirnos, lo dice la Biblia, solamente una sola vez vivimos y después de la muerte vendrá nuestro juicio.
      Pero Dios no quiere esto, el corazón noble de Dios no desea esto para ti, ni para mí. Dios desea darnos una oportunidad de vida, él ama a su creación. Él nos amó tanto, que envió a su Hijo unigénito, nos entregó lo más preciado que él tenía en el cielo.La Biblia dice que él era su solaz, con quien conversaba y se regocijaba, pero Dios lo envió aún así, se despojó de todo por amor al hombre, eso es amor y misericordia. Misericordia es amor sin merecerlo, no merecíamos ese amor, pero Dios unilateralmente nos lo dio.


PARA DIOS SERIA FÁCIL PERDONAR


     Para Dios sería fácil perdonarnos y olvidarse de nuestros pecados. Muchas religiones dicen: ¿Por qué un Dios lleno de tanto amor me condenaría en el infierno? ¿Por qué si me ama tanto, no me va a poder perdonar en el juicio? ¿Yo creo que me sonreirá y no me dirá nada y mas bien escucharé: ven al cielo conmigo? Y niegan que esto pasará, ni aunque lo leen en  la propia Biblia. 
     La pregunta que yo les hago es: ¿Ese Dios de amor, que es tan bueno, te condenaría injustamente sin darte ninguna oportunidad? ¿ese Dios lleno de amor te mandaría al infierno porque es un loco? La Biblia dice en Juan 3:16: "Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea no se pierda sino que tenga vida eterna." ¿Es que acaso Dios es un loco que hace cosas sin pensar? No mi amigo. Pero Dios te ama tanto que pagó el precio del pecado que tú y yo hicimos y que según sus leyes deberíamos haber pagado con nuestra muerte eterna. Esto lo hizo a través de Cristo, cuando pagó ese precio con su vida, para que tú y yo no tengamos la necesidad de hacerlo ya. La única condición que él puso, según este versículo de la Biblia es: "todo aquel que en él crea, no se pierda, sino que tenga vida eterna" ¡Oh amigo querido! ese amor es incondicional y eterno, pero él estableció que tenemos que creer que Jesús es nuestro salvador. Que tenemos que aceptarlo como nuestro salvador personal,  para que no nos perdamos y tengamos vida eterna, así lo estableció Dios.
     Retomando el hilo, Dios nos amo tanto que consideró que aquellos pecados que tú y yo cometemos y cometeremos, son tan graves, que lo único que podría pagar estos pecados cometidos por toda la humanidad, sería la vida de su Hijo Jesucristo. Él ya lo había planificado así: la Biblia dice en Apocalipsis que Cristo dijo: "EN EL ROLLO DEL LIBRO ESTÁ ESCRITO DE MÍ". Dios todopoderoso, ya había establecido desde que Adán pecó, una provisión para los hijos de Adán, para toda su descendencia, y dentro de esos estamos tú y yo. Él escogió a su propio Hijo, para que pagara el precio por los pecados de toda la humanidad. Mira por eso murió Cristo, murió por los pecados tuyos y míos, para que no tengamos "la muerte eterna" como castigo por haber pecado contra Dios.

LA IMPORTANCIA DEL PECADO PARA DIOS


     Para Dios, los pecados que cometemos, no son un pelo de cochino, o algo sin importancia. Para Dios los pecados que cometemos son graves y dignos de muerte. La Biblia dice: "PORQUE LA PAGA DEL PECADO ES LA MUERTE", no dice como algunos tergiversan estas palabras bíblicas, que con la muerte se PAGA el pecado, no. Sino que la consecuencia de pecar, da como resultado la muerte. 
     Dios le previno a Adán, cuando le dijo: "PORQUE EL DÍA QUE DE EL COMIERES MORIRÁS", esa advertencia le dio Dios a Adán, que el día que él pecare desobedeciéndolo MORIRÍA. Esa ley la estableció entre la relación del hombre con él. Que no podría desobedeserlo, porque si lo hacía moriría. Y esa sentencia fue dada cuando él los juzgó en el huerto del Edén, al decirles: "POLVO ERES Y EN POLVO TE CONVERTIRÁS." 
     Dios aunque amó a Adán, sus palabras estaban dadas, no pudo irse contra su propio decreto. No pudo irse contra si mismo. La Biblia dice que: "Dios no es HOMBRE para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta", lo que él dice lo hace y lo ejecuta. Dios ya dio su decreto, y su decreto fue la muerte del hombre que peca. Por lo tanto, los seres humanos, por una sola vez vivimos y después de esto vendrá nuestro justo juicio.

EL CORAZÓN NOBLE DE DIOS



     Pero si hay nobleza y amor en el corazón de alguien, ese es en el de Dios. Él no desea que el hombre se pierda, él lo creó para que sea libre no solamente en lo físico, sino también del pecado y de la muerte. El apóstol Pedro conoció perfectamente el corazón de Jesús, pues fue su discípulo, y a quien él perdonó de todo corazón, pues le encargó apacentar a sus ovejas. Pedro conocía del bondadoso corazón de Cristo, que no despreció jamás a ningún pecador y por el contrario siempre le dio la oportunidad de arrepentirse y de volver su vida a Dios. 

CONFORME AL CORAZÓN DE DIOS

     Hoy existen muchos dizque pastores de muchedumbres, pero que lo único que ven en las personas que pastorean es el vil dinero, el aspecto estadístico, el aspecto secundario, pero como dice la Biblia: "EL PRÍNCIPE DE LOS PASTORES",  JESÚS DE NAZARET, él te pastoreará con lazos de amor y de misericordia, él sabe que somos viles, que somos pecadores y que necesitamos salvación. Jesús es el corazón de Dios, su misericordia es infinita, aún cuando los romanos lo crucificaron, él le dijo a su Padre celestial: "PADRE PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN"  y tú dirás, pero ellos si sabían lo que hacían, y es verdad. Y no es que Dios sea un tonto, Dios sabía que lo que ellos hacían era pecado, que ellos si sabían que lo cometían contra un INOCENTE. Que estaban condenando a un hombre SIN CULPA a la muerte. Que se levaron las manos, PILATO y todos los altos jefes religiosos de los JUDÍOS. 
      Dios lo sabía, pero aún así Jesús los perdonó. No porque hubiesen sido merecedores de su misericordia, no. Pero, porque su amor fue tan grande, los PERDONÓ. A los que le hacían daño pidió que Dios los perdonara. Hoy, aun en nuestro tiempo, Dios está dispuesto a perdonar al hombre. Aún hoy su corazón late de amor por nosotros y quiere perdonarnos.


SU AMOR ES PARA SIEMPRE

     El amor de Dios es para siempre lo dice la Biblia, el apóstol Pablo dijo: "quien me podrá apartar del amor de Cristo", no dijo yo jamás me podré apartar de amar a Cristo. Los discípulos le dijeron a Cristo antes de morir: "Jamás te dejaremos y moriremos contigo", pero no lo hicieron. Pablo habló de que Cristo lo amaba tanto, que siempre estaba, pese a toda circunstancia con él. Que ese amor jamás se apartaba de él, y lo afirmó categóricamente al decir que NADIE ni NADA LO PODRÍA APARTAR DEL AMOR DE CRISTO. Porque Jesús si sabe amar, su amor es incondicional, es eterno, nunca falla. Él no quiere que tú perezcas, sino que te arrepientas y pidas perdón a Dios por tus pecados, si lo haces Dios te perdonará. 
     La Biblia dice que "si tus pecados fueren rojos como el carmesí vendrán a ser como blanca lana", porque así de puro serás cuando te arrepientas de tus pecados cometidos, "porque él ES FIEL Y JUSTO para perdonar tus pecados y limpiarnos de toda maldad". Aun en el último minuto de tu vida, si tienes ocasión y pides perdón a Dios, él te perdonará. Así lo dice la Biblia.
     Jesús en la cruz, le dijo al ladrón que lo reconoció: "hoy estarás conmigo en el paraíso". Mira él no se bautizó, no asistió a ninguna iglesia, él no dio sus diezmos. Estaba este hombre colgado en una cruz por sus pecados, porque era ladrón, así lo dice la Biblia, mas Jesús lo perdonó y es que Jesús buscaba y amaba a los pecadores. Él no se perdió la oportunidad de ofrecer a este ladrón su salvación, estando aun en su lecho de muerte allí lo perdonó y lo salvó. Mientras lees esto puedes ser perdonado, puedes ser liberado, puedes arrepentirte y Dios te perdonará, serás una nueva criatura como lo dice la Biblia, y serás salvo  de la muerte eterna.

NINGUNA OFERTA ES GRATUITA, MAS LA DE CRISTO: SÍ


     En este mundo todo lo que te ofrece la gente tiene un valor, sea material o de cualquier índole, mas mira que Jesús te ofrece su salvación gratuitamente. Él no desea que seas miembro de ninguna organización religiosa humana, él desea que seas miembro de su cuerpo, que está en este mundo, regado en todo el planeta, compuesto por todos los salvos que han recibido su salvación en la actualidad y antes de este siglo y desde que Cristo murió, por eso Jesús le dijo a Pedro: "Y sobre esta roca fundaré mi iglesia",  y es a la que él llama su novia la que desposará simbólicamente en su venida, por eso mismo él llama en apocalipsis a este  acontecimiento "las bodas del cordero". 

     El ser cristiano o seguidor de Jesús no responde a ser parte de una organización humana sino  a una divina, es tener  una comunicación y una relación directa con Dios. De nada sirve que en este momento pertenezcas a alguna organización humana, sino está Cristo en tu corazón y sea él el que gobierna tu vida. 


     Ven a los pies de Cristo, arrepiéntete como dice el apóstol Pedro de todos tus pecados y tendrás vida abundante en tu corazón y en tu alma porque esa vida será la vida abundante de Cristo, que él te dará por siempre.

domingo, 16 de agosto de 2015

ADÁN Y CRISTO

LECTURA BÍBLICA: 
ROMANOS  5
5:12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. 5:13 Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. 5:14 No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir. 5:15 Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. 5:16 Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación. 5:17 Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. 5:18 Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. 5:19 Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos. 5:20 Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; 5:21 para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro.

POR UN SOLO PECADO
Cuando leemos detenidamente este pasaje nos damos cuenta de la inmensa culpabilidad que tuvo nuestro primer padre Adán. Su falla o pecado fue solo uno, según el comentario que hace aquí el apóstol Pablo, nos da a entender que solamente por un pecado reinó la muerte en los hombres.
Alguien puede decir que fue injusto lo que Dios hizo con Adán, ¿por qué fue tan severo? solamente fue un solo pecado y este arrasó consigo a toda la humanidad.El castigo por haber cometido este pecado fue la muerte física del hombre.

ADÁN FIGURA DEL QUE HABÍA DE VENIR


El apóstol, analiza la fuerte figura de Adán a través de la historia, y dice que Adán es modelo del que había de venir. 

  • Primero, Adán fue declarado en la Biblia como HIJO DE DIOS, y Jesús es EL UNIGÉNITO HIJO DE DIOS.
  • Adán fue creado perfecto sin pecado, Dios lo hizo a su imagen y semejanza, JESÚS no es un ser creado por Dios, es parte de la Santísima Trinidad. 
  • Jesús es perfecto, no fue hecho por un acto sexual entre María y algún hombre, sino que fue la obra del Espíritu Santo, por lo tanto Jesús no tuvo nada que ver con Adán y no fue impregnado de ningún pecado original.
  • Adán fue puesto por Dios como soberano de la Tierra, Jesús es puesto por Dios, como el Rey de Reyes y Señor de Señores, ante él, toda rodilla se doblará.
  • En Adán la humanidad quedó atrapada en el pecado y la muerte, en Jesús la humanidad queda libre de pecado, y Jesús nos dará la vida eterna.
  • Adán falló ante el pecado, pero Jesús triunfó sobre el pecado y nos dio la victoria sobre él.


Cuando Pablo habla de modelo, no lo está haciendo en el sentido de similitud exacta, sino de contradicción, ya que Adán y Cristo no tienen similitud exacta.

POR UN PECADO LA MUERTE, POR LA GRACIA DE JESÚS, TENEMOS  LA VIDA ETERNA


Si Dios aparentemente fue injusto en declarar al hombre un pecador digno de la muerte física, así también Dios declara a la humanidad Santa y limpia, pero a través de su Hijo Jesucristo.

Es lamentable creer que existe alguna otra manera de ser declarados JUSTOS delante de Dios a través de algunas cosas que hagamos, o que conlleven estas algún sacrificio o no, pero es que solamente Dios puede perdonar tus pecados, sólo a través de Jesús, por muy buena que sea una persona, jamás podrá hallar perdón de sus pecados, si no lo hace a través de Cristo.
El fue el único que murió y derramó su sangre en la cruz, nadie mas lo hizo, Jesús declaró en la última cena, que el nuevo pacto del hombre con Dios, era su sangre y lo simbolizó con el vino y la copa. 
Créame que si Pablo, Pedro, Santiago, María, hubieran derramado su sangre o muerto en una cruz por mí, yo los adoraría, porque serían mis salvadores, pero solamente uno es el que murió y derramó su sangre y murió por mi, y ese es Jesucristo, el Hijo de Dios.
No desprecies el don, o regalo que Dios ha hecho a la humanidad, no desprecies el sacrificio pascual, que Dios lo hizo a través de Jesús, acéptalo como tu único y suficiente salvador en tu vida, y Dios promete que te perdonará tus pecados y te dará la vida eterna.

viernes, 12 de junio de 2015

JESÚS TIENE DOS DISCIPULOS SECRETOS


Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces vino, y se llevó el cuerpo de Jesús. 
También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras. 

Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos. 

Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno. 
Allí, pues, por causa de la preparación de la pascua de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús. JUAN 19: 38-42
JOSE Y NICODEMO DAN SEPULTURA A JESUS

¿Quién era José de Arimatea? 

     La Biblia menciona que era un discípulo secreto de Jesús, que no se mostraba abiertamente a causa del miedo a los judíos, aquí San Juan establece a los judíos como los enemigos de Jesús, entonces definitivamente era un discípulo secreto de él. Lo más convincente de este pasaje Bíblico es que este hombre, que era discípulo secreto de Jesús fue abiertamente a Pilatos, el poderoso gobernador romano, a pedir el cuerpo de Jesús, sobrepasando a todas las autoridades judías, y fue él,  el que lo sepultó en una tumba vacía. Luego del increíble pasaje que leímos, es más increíble saber que Nicodemo, el simpatizante de Jesús,  junto con José de Arimatea, fueron los que estuvieron hasta el final de la muerte de Jesús. Es de notar que en esos momentos, ningún discípulo  estaba a lado del cuerpo inerte de Jesús, todos habían huido y tenido  miedo de estar en el último instante del fallecimiento de Jesús, y es en estos momentos cumbres que aparecen estos dos hombres: José de Arimatea y Nicodemo para afrontar los avatares propios de los funerales del Señor.

     Es en estos momentos supremos en donde estos dos discípulos de Jesús surgen para hacer lo que ningún discípulo de los doce hizo, sepultar al maestro, darle un lugar en una tumba, darle el honor que el rito judío requería, esto es que se lo envolviera sumergido en especies aromáticas. Aquel que hizo tanto bien, a muchísima gente, sólo dos discípulos secretos lo  sepultaron, aquellos que quizás nunca se supieron desenvolverse como tales,  aquellos  tuvieron la inmensa tarea de darle sepultura al Señor Jesús.  Pregunto:¿qué hubiera pasado, en el supuesto no consentido, de que nadie se hubiese acercado a pedir el cuerpo del Señor? Sé que eso no estaba en los planes de su Padre, Dios, pero supongamos un instante que esto hubiese sucedido.

     Muchos piensan que existen discípulos importantes, unos ponen en primer lugar a los apóstoles, en segundo lugar a los pastores, en tercer lugar a los profetas y por último a los maestros, pero si esto fuese así de que Dios hubiese distribuido en su iglesia estos ministerios para honrar a los ministros y no para el servicio de su iglesia. Me pregunto en donde estuvieron ellos al momento de poner el cuerpo del Señor. Elucubremos, y digamos que el cuerpo hubiese sido puesto en una fosa común, o en un lugar malsano, no digno de nuestro Señor.¿que hubiera pasado? Es aquí donde entran los servidores de la iglesia, ¿dónde estaban los doce apóstoles con su encumbrado ministerio?, pues ni siquiera a su propio Señor lo pudieron enterrar ellos mismos. ¿No es vergonzoso lo que sucedió? ¿No es de avergonzarse que otros lo enterraran cuando eran los apóstoles los llamados a hacerlo, pues ellos eran su familia en esta tierra? ¿Es que acaso pensaron que el Señor se iba a enterrar él solo? ¿es que acaso ellos pensaron de que los muertos se hacen su propio velatorio y sepultura? ¿qué es lo que pensaron? ¿dónde están los encumbrados?,¿ dónde está el primer papa?,¿dónde está el discípulo amado? ¿dónde están ahora los que se querían sentarse el uno a su izquierda y el otro a su derecha, o sea los hermanos Boanergues?¿pensaron acaso que la suerte era la que estaba echada y era la suerte la que iba a poner el cuerpo de Jesús en el lugar preciso? ¿será acaso que se taparon con una  mano los ojos, con la otra los oídos y no quisieron saber nada de nada, ni les importó la suerte del cuerpo de su maestro? Y es que es así cuando nosotros como cristianos no hacemos lo que Dios nos pide que hagamos. Cerramos nuestros ojos, nos tapamos los oídos y nos perdemos en nuestras tinieblas espirituales y esperamos al igual que los discípulos que la suerte sea la  que haga la obra. Que sea la suerte la que predique, que sea la suerte la que propague el evangelio, que sea la suerte la que haga la obra de Dios, en los colectivos, en los buses, en los transportes, en los hospitales, en las cárceles, creemos que es la suerte la que deba hacer las cosas, al igual que los discípulos,  ¿nadie se acordó de que se deberían cumplir las profecías? ¿que él debería ser sepultado en un lugar consagrado y guardado para él?, ¿que necesitaría el momento y el lugar preciso para que al tercer día resucite? Así están muchos, indolentes al llamado del Señor, indolentes al llamado de nuestro Padre celestial, las almas se pierden y decimos que sea la suerte la que haga  la obra.

     Pero el Dios eterno hacía las cosas, y es que es aquí donde Dios saca de su manga estos dos hombres, que nadie daba nada por ellos y los hace valer para sus propósitos, ellos se conduelen de lo que estaba pasando, piden el cuerpo de Jesús, lo bajan de la cruz, lo envuelven en una sábana poniéndole especies aromáticas, y lo sepultan en un sepulcro vació. Ven, esto es hacer la obra de Dios, estos no esperaron la cobertura, no esperaron el permiso del Cuerpo Apostólico, pues esos apóstoles estaban molidos por el miedo y la angustia, estos no esperaron el arbitrio de los hombres, estos hombres hicieron la voluntad de Dios, ellos siguieron el propósito de Dios . Ellos no se preguntaron entre sí, o dijeron: "¿pero si este no decía era el Hijo de Dios, cómo es que ahora está muerto, éste no dijo que era la vida y que era el camino y que cualquiera que confiara y creyera en él jamás moriría, y mírenlo, aquí él está muerto?", ellos no se hicieron preguntas teológicas absurdas y dijeron para sí este hombre es un farsante que no se merece nada de nosotros, ellos no dijeron: ¿qué haremos con este hipócrita?. Ellos no dijeron nada, en la hora más oscura del cristianismo, cuando Jesús murió, estos hombres, no lo dejaron todo y no huyeron. Ellos confiaron en que lo que estaban haciendo era la voluntad de Dios para sus vidas. Que lo que ellos presenciaban Dios lo permitía, que ellos no eran los que deberían cuestionar a Dios por lo que había pasado. ¿Qué hubieras echo tú? ¿habrías pensado que este hombre era un farsante, que te falló, que dijo que él era la vida y en verdad era un hombre normal y corriente, que era un farsante?, quiero aliviarte la cosa al decirte que hasta yo mismo hubiera pensado así, muchos dicen:  ¡ah si hubiera estado ahí!, ¡si hubiera conocido a Jesús, yo hubiera muerto por él!, déjame decirte que eso sería muy dudoso, pues aún los que anduvieron con él lo dejaron, y tú hubieras hecho lo mismo no te engañes, y no me vengas con santurronadas a decir que en ese momento hubieras sido como José y Nicodemo, porque en verdad serías un mentiroso.

     Estos dos hombres nunca mas hicieron nada mas digno en la Biblia, ya que sus nombres no se mencionarán nunca más, pero déjame decirte que ellos hicieron lo que los patriarcas de la Iglesia no hicieron, lo que los grandes apóstoles no hicieron, ni los profetas, ni los pastores ni los maestros hicieron , y es cumplir la voluntad de Dios sin ningún titubeo. Si tú tienes un ministerio grande entre los hombres, quiero decirte que tu más grande ministerio que debes tener es SERVIR A DIOS SIN DISCUTIR SUS PROPÓSITOS. y no pavonearte sobre la tierra y decir que eres mayor que otros, y digo esto no porque hablo como un cretino, sino porque Dios mismo me ha dado un ministerio del cual responderé  cuando esté en su presencia.



¿Qué mensaje nos brinda este pasaje tan interesante e inverosímil?

     Para mi forma de ver las cosas, lo veo como el acto mas avergonzante que pudo haber sucedido a los cristianos, que dos discípulos secretos, no tuviesen miedo de sepultar a su maestro, de no hacerse preguntas estúpidas, y de hacer lo que se tenían que HACER. Dar una sepultura decente a aquel de quien aprendieron tantas cosas y de aquel con el que se regocijaron mientras estuvo en este mundo. ¿pero dónde están sus discípulos? sería bueno preguntarnos y nos contestamos que ellos andaban escondidos huyendo, desconsolados y mal servidos, dudando y Satanás jugando con sus mentes y emociones, Dios utiliza estos dos hombres para atender el cuerpo humano de su Hijo Jesús para ponerlo en una sepultura decente. Que los 12 discípulos que comieron con Jesús, que anduvieron con él, que vivieron todos los acontecimientos extraordinarios, que les advirtió que esto pasaría, porque el Señor sabía que ellos andarían cabizbajos, escondidos  y por no sé donde, no se prepararon. Pero que ejemplo, que estos que nunca se mostraron abiertamente ni anduvieron con Jesús, que no comieron del mismo pan, que no durmieron con el maestro, estos si fueron verdaderos discípulos de Cristo en los  momentos mas difíciles, estos tibios, si respondieron con valentía, cuando se los requirió.
   
    Por esto estimados lectores, cuando a mi me dicen que estos hermanitos no valen porque son tibios, porque no hacen nada en la iglesia, porque no dicen un amén, porque son sólo calientabancas, y todos los menosprecian, deberían morderse la lengua aquellos que hablan mal contra aquellos que Dios  ha redimido con su sangre, porque a estos Dios usará para avergonzar a los fuertes, a los que se creen la divina  pomada y menosprecian a sus semejantes. ¿Dónde estuvo el valiente Pedro? ¿Dónde estuvo la espada de Pedro que al momento de apresar a Jesús fue presto a coger la espada y herir al siervo del sumosacerdote? ¿dónde estuvo siquiera su valentía cuando  lo negó tres veces? ¿dónde estaban los corajudos que querían hacer descender fuego del cielo? no provocaban ahora con sus llamas ni para cocinar una cucaracha. Pero aquí están estos dos discípulos secretos, que no estaban llenos del Espíritu Santo, pues todavía no había descendido en Pentecostés, pobres de doctrina y de historia, que no anduvieron en las grandes campañas, ni andaban diciendo que eran discípulos de Jesús, ellos les dieron una gran lección a estos cobardes, ¡qué vergüenza!

Dios escoge los necio y lo vil

     Lo que el mundo ha despreciado, o lo que el mundo desprecia y llama carroña, lo que los hombres tiene por poco valor, Dios los escoge para escupir en el rostro de los soberbios e inicuos, estos que eran secretos discípulos, fueron capaces de delante de todo el mundo bajar de la cruz a Jesús y darle una sepultura digna. Jamás desprecies a los que según tú no valen nada, jamás desprecies a aquel que te parece que en tu iglesia es un tonto, jamás menosprecies a ese hijo que no hizo lo que tú querías que hagas o que fuese, jamás lo desprecies, porque en el momento de tu sepultura verás que será ese y no tu favorito, el que cargará tu féretro. Donde los demás no estuvieron, Dios proveyó de estos dos hombres caritativos, que sepultasen a su Hijo y  nada faltase. En las pruebas más amargas Dios te proveerá, porque aquel hijo que pienses que te falló,  ese te servirá, ese será el que dará su hombro para sepultarte, lo digo por experiencia, no hablo de boca, todo lo que digo, lo digo por lo que lo he vivido y nadie me lo ha contado, ni ando copiando textos de nadie, porque no hablo por hablar sino de la experiencia de estos 58 años de vida que tengo en el Señor.

¿Qué hacer en momentos de incertidumbre?

     Dios nos ha hecho provisión, dice la Biblia que Dios, nuestro Señor, proveyó  las cosas a su amado Hijo, para que lo sepultasen. Dios te proveerá de lo que te falte, aún de personas que nunca esperaste que te dieran la mano, por medio de ellas, Dios te bendecirá, nunca esperes de aquellos que tú has ayudado, porque te fallarán, pero Dios jamás te fallará. Dios te proveerá de todo lo necesario para  tu vida, no desprecies, eso si, lo que Dios te da. No desprecies a un hijo por lo que veas ahora de él, confía en el Señor y ora a Dios por él, para que el Señor lo transforme. No desprecies a los que están alrededor tuyo, a ninguno, ni aún a tu vecino, porque Dios a través de todos ellos y aún de tus enemigos, te proveerá, aún de los que menos esperas Dios te hará provisión. Dios usará cuervos para darte carne fresca, recuerda como Dios alimentó a Elías, y nada le faltó, y aún Dios usó una pobre viuda, que nada tenía y que estaba a punto de dejarse morir, para satisfacer su hambre, él la usó  para alimentar a Elías, pues nada le faltó, porque cuando dejas que él sea el guiador y proveedor de tu vida, en verdad nada te faltará. Dios te suplirá tus necesidades. No esperes de tus amigos nada, porque Dios usará
aún a tus enemigos para que te surtan, sólo encomienda al Señor tu vida, ríndete a él, a su misericordia, a su amor, entrégale tu vida al Señor, y verás como él es una hermosa realidad en toda tu existencia. ( Esto fue hecho y escrito por Rafael Grijalva)

domingo, 24 de mayo de 2015

EL VERDADERO PADRE DE JESUS


 Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente. Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que vosotros os maravilléis. Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida. Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió. De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán.  Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;  y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre.  No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;  y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación. (JUAN 5:19-29)
JESUCRISTO

LA DEIDAD DE JESÚS.

     
     Un ser humano común y corriente puede decir, mi padre fue abogado y también yo soy abogado, u otro decir, mi padre fue un gran futbolista y yo también, y así innumerables personas pueden decir que siguieron el oficio de su padre, maestros, psicólogos, carpinteros, vendedores, panaderos y un sinnúmeros de oficios, de Jesús dijeron: no es este el hijo del carpintero... o sea que terrenalmente Jesús fue el hijo de José, el carpintero, posiblemente su oficio lo aprendió muy bien, el Señor Jesús como humano aprendió un oficio y por eso los hombres lo reconocieron. Pero luego de treinta años, cuando se separó de su familia humana y comenzó su ministerio en la tierra, ya no habló nunca más de su padre terrenal, ya no fue el hijo del carpintero, él manifestó que Dios era su Padre, y que era el Hijo de Dios.
   
     Que diferencia, si hoy en día un hombre común y corriente hiciese eso, lo tildarían de chiflado y lo meterían en un hospital de enfermos mentales, pero en el tiempo de Jesús podemos observar que aparentemente ellos también quisieron hacer eso, es decir encasillar a Jesús, sólo como el hijo del carpintero. Un oficio digno, sí, pues era alguien que era solicitado por muchísimas personas, pero que para ellos no era un oficio digno para ser un maestro de religión en Israel.
   
     El apóstol Pablo dijo de sí, que fue criado a los pies del gran maestro Gamaliel, o sea que los hombres sabios y encumbrados eran enseñados por grandes maestros de la religión y la filosofía.  Los judíos encumbrados despreciaron a Jesús, por ser hijo de un pobre carpintero,  que no podía decir cual fue su gran maestro en religión, como ellos lo esperaban. Pero Jesús habló en este pasaje ya no de su vinculación terrenal sino de su vinculación celestial. Lo más curioso es que mientras los hombres del tiempo de Jesús vincularon su estirpe con grandes maestros y filósofos humanos y nunca con Dios, Jesús vinculó su ministerio con Dios. Esto es que llamó al mismo Señor, al Altísimo, al Santo, al tres veces Santo, al gran YO SOY, como su mismo PADRE.
 
      Hoy en día la gente al igual que en el tiempo de Jesús dicen ser grandes, por vincularse humanamente con grandes causas, o por seguir a connotados hombres, o grandes movimientos, o ser seguidores de eminentes hombres, pero que pena que pocos son los que dicen basar su ministerio en el mismo Señor de Señores. Que su respaldo (o como muchos lo llaman LA COBERTURA necesaria, al referirse a la pertenencia a una organización humana) proviene en verdad del mismo Dios. Los antiguos profetas eran muertos y perseguidos en el Antiguo Testamento por decir que hablaban en nombre de Dios, ya que no pertenecían al círculo de merodeadores o lisonjeros del rey de turno y siempre será así, cuando alguien se levanta en nombre de alguien reconocido y poderoso humanamente, el mundo y los hombres, lo ven como bueno, pero cuando alguien se levanta en el nombre de Dios, aún hasta sus mas íntimos amigos dudan de que así sea.
   
     Y ese fue el caso de Jesús, su pasado terrenal para ellos era una escoria para alzarse como él gran maestro de Israel, más Jesús dijo estas palabras dadas al principio de este escrito; "De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente". ¡Que preciosas palabras!, ¿cuántos de nosotros estaríamos dispuestos a decir esto, que hacemos lo que vemos hacer a nuestro Padre celestial? ¿o mas bien estaría ser sincero el decir que hacemos lo que en verdad nos da la regalada gana?¿cuántos estamos dispuestos a llamarnos hijos de Dios y decir que Dios es nuestro Padre y que hacemos lo que nuestro Padre nos dice que hagamos: predicamos, levantamos obras, oramos por los enfermos y necesitados, salimos a predicar el reino de Dios, como nuestro Padre quiere que lo hagamos? ¿o que estamos dispuestos a que la gente nos ridiculice cuando nos pregunten por nuestras credenciales humanas, nuestros títulos, o por nuestro conocimiento para hacer las cosas que hacemos? ¿no es acaso Dios, nuestro Padre y no ningún otro? ¿entonces por qué llamamos Padre a otro, si sólo tenemos un Padre, y ese, solamente es nuestro Dios?


TODO DEPENDE DE SABER QUIEN ES TU PADRE


  •        La gente pensó que Jesús argüiría que José era su Padre, o algún pariente encumbrado, ellos sabían de la humildad de Jesús como hombre, él directamente basó su autoridad y conocimiento en que Dios era su Padre, que él hacía lo que veía hacer a su Padre. Lo sorprendente es que para los Judíos,  Dios era: El Santo, El Altísimo, El Inalcanzable, ellos ni siquiera podían ponerse como el polvo que Dios pisaba, pero este humilde Jesús se encumbra a los mismos cielos y se sienta con el Altísimo y le dice Padre
  •      He aquí la importancia de saber quien es tu Padre, porque cuando lo sabes vas a hacer las cosas que él hace. El Padre de Jesús no era un simple mortal, el padre de Jesús era el mismo Dios y Señor del universo. Es por esto que cuando en tu cerebro está el chip de que en verdad tú eres hijo y  ves y vives para tu Padre celestial y no para alguna organización humana-religiosa, en verdad sabes que quién te sostiene y de quién sale tu autoridad para hacer la obra de Dios no es de ningún humano sino del mismo Dios y Señor de los cielos.
  •      Cuando era un niño de sólo ocho años, pude ver en la iglesia donde me congregaba, este empoderamiento de los hermanos, como el poder de Dios se manifestaba en las personas, en los discípulos, en los seguidores de Jesús, todos eran hijos de un Padre poderoso y todos trabajaban en predicar el evangelio. Muchos fundaron iglesias y aún en casas eran fundadas iglesias, no había necesidad de graduar pastores y obreros en  ninguna parte, porque el poder del Padre actuaba en los hermanos y todos trabajaban y le preguntaban a Dios, a donde él quería que sirviesen.  
  •      Hoy en día vemos como la iglesia evangélica se ha detenido en su avance de predicación del evangelio, muchos esperan los medios, el amparo, LA COBERTURA, los estudios, las finanzas para hacer lo que el Padre les pide que hagan. Hoy la cabeza  de la una iglesia es el hombre, quien quiera que esté al frente de un templo, o un movimiento, algunos hasta el nombre de PADRE le dicen y le rinden pleitesía. ¿Claro como van los feligreses a saber quién es su Padre, si su verdadero Padre no es Dios, sino un hombre? ¿y si los avergüenzan por lo que son?, peor aún, ya no hacen lo que deben  hacer con respecto a la voluntad del Padre. Todo depende de saber en verdad, si tu verdadero Padre es Dios, y si verdaderamente haces, lo que ves hacer, lo que Él hace.(Este escrito fue hecho y producido por Rafael Grijalva)


jueves, 7 de mayo de 2015

JESÚS EL PAN VIVO

Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.
Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.
El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.
 El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. (JUAN 6:51-56)
PAN

LA DEIDAD Y PRE-EXISTENCIA DE JESÚS
     Aquí el Señor hace una afirmación de que él es el pan vivo que descendió del cielo, o sea que él existía primero que nada y luego de creadas todas las cosas descendió del cielo. Existen tres cielos, el cielo que vemos en la atmósfera, el cielo donde moran las estrellas, y el cielo en donde está Dios. El Señor afirma que él descendió del cielo, ningún hombre o ser humano puede decir que vino del cielo, a lo mucho que Dios lo mandó del cielo, pero si usted viniera del cielo, ¿podría decir  usted que es el pan vivo que descendió del cielo? ¿por qué Jesús dice que es el pan vivo?¿existe el pan muerto o que no da vida? Jesús manifiesta que el pan natural no es un pan vivo, en realidad es un alimento, pero él es el pan vivo, porque él es la vida en si mismo, como Dios.

COMER EL PAN VIVO
     Jesús afirma que de este pan deben comer los hombres, para tener vida y vivir para siempre. Luego compara el pan con su carne o sea su cuerpo, manifestando que ese cuerpo o esa carne, él la daría por la vida del mundo.
     Notemos como el apóstol Juan plasma las palabras reveladoras de Jesús en estos versículos inequívocos en cuanto al propósito que él tenia de venir a este mundo y que era para dar su vida por este mundo pecador.

BEBIENDO LA SANGRE
     Jesús declara que tenían que beber su sangre, ¿por qué debemos beber la sangre de Cristo?, porque su sangre nos da vida, él es la propiciación, o sea el reemplazo del cordero del sacrificio, al cordero lo degollaban y con la sangre de este animal cubrían los pecados de la persona en el ANTIGUO PACTO cuando era ofrecido. Aquí  la sangre de un animal cubría pecados, Dios en el antiguo testamento declara que no tenían que beber la sangre de ningún animal, porque en ella radicaba la vida, mas aquí como hombre declara que tenían que beber su sangre. ¿nos propondrá Jesús el canibalismo acaso? Pienso que no. Cuando el Señor Jesús estuvo en la última cena con sus discípulos les dijo: "Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.  De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el NUEVO PACTO en mi sangre, que por vosotros se derrama" (LUCAS 22:19-20). Es en la sangre de Jesús que existe un nuevo pacto,

EL NUEVO PACTO
     En la última cena, el Señor Jesús manifestó, que este nuevo pacto es en su sangre, ¿pero cuando Dios hizo pacto con el hombre? El primer pacto lo hizo con Noé: "Y habló Dios a Noé y a sus hijos con él, diciendo: He aquí que yo establezco mi pacto con vosotros, y con vuestros descendientes después de vosotros" (Génesis 9:8-9) y la señal fue:"Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del PACTO entre mí y la tierra" (Génesis 9:13) 
     Otro pacto lo hizo con Abraham: "He aquí mi pacto es contigo, y serás padre de muchedumbre de gentes" (Génesis 17:4),  y cual fue la señal del pacto: "Este es mi PACTO, que guardaréis entre mí y vosotros y tu descendencia después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros".(Génesis 17:10). Entonces todo pacto partió de una promesa que Dios le hace a una persona, y el pacto es entre él y esa persona, y luego existe una señal, algo que le sea reconocible entre ambos. Dios establece como señal del último pacto: la circuncisión, pero ahora Dios en la persona de Jesus, hace un nuevo pacto o un nuevo testamento, y ese es en la sangre de Jesús. la sangre de Jesús derramada es la señal del nuevo pacto. Hoy existe un nuevo pacto entre Dios y el hombre y cualquiera que desee hacer este pacto, su señal será la sangre derramada de Jesús, en la cruz del calvario, la sangre es la señal del pacto. ¿Pero que pacta Dios con el hombre?, Dios pacta salvarlo, a través de Jesucristo, el Hijo de Dios. 

COMIÉNDONOS A JESÚS
"El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero".  (JUAN 6:54)
¿Pero cuándo como a Jesús?, cuando pacto con él en su sangre preciosa, por eso él dijo:"Esta copa es el NUEVO PACTO en mi sangre"(LUCAS 22:20), cuando acepto a Jesús como mi único y suficiente salvador, acepto el pacto en su sangre derramada, Jesús inaugura un NUEVO PACTO en su sangre, de nada sirve creer que tomando el vino de la Santa Cena me como a Jesús, ya que el vino es sólo un símbolo, te puedes emborrachar con ese vino, eso sólo es un símbolo, la sangre de Jesús fue derramada, una sola vez y para siempre. La Biblia dice que el Señor puso su vida una sola vez y para siempre:"que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo UNA VEZ PARA SIEMPRE" (HEBREOS 7:27),  él no anda muriendo a cada instante, él murió una sola vez y para siempre por los pecados de todos nosotros. Su sangre está en mí, en su cuerpo fueron  castigados todos mis pecados. Cuando aceptamos a Cristo, aceptamos el NUEVO PACTO, haces un pacto con Dios para salvación, y la señal del acuerdo, es su sangre derramada en la cruz. Escrito por Rafael Grijalva

jueves, 30 de abril de 2015

JESÚS HABLA CON UNA PECADORA

Jesús y la mujer samaritana 
Cuando, pues, el Señor entendió que los fariseos habían oído decir: Jesús hace y bautiza más discípulos que Juan (aunque Jesús no bautizaba, sino sus discípulos), salió de Judea, y se fue otra vez a Galilea. Y le era necesario pasar por Samaria. Vino, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José. Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta. 
Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber. Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer. La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. 
Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados? 
Respondió Jesús y le dijo:Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 
mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla. Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá. 
Respondió la mujer y dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad. Le dijo la mujer: Señor, me parece que tú eres profeta. 
Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre 
Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las cosas. Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo. (JUAN 4:1-26)
JESÚS Y LA PECADORA

      Tenemos aquí una situación sui géneris, ya que encontramos a Jesús hablando con una mujer,  no era común que un hombre judío hablara con un mujer samaritana en público y a plena luz del día. Pero aquí está Jesús, quien vino a "salvar lo que se había perdido" hablando con una mujer "pecadora", pero que además, para su contorno social, ella era una adúltera, pues vivía con un marido que no era suyo.
     ¿Pero qué es lo que realmente sucede alrededor de este pasaje bíblico?, esta es una historia rodeada de tapujos, males sociales, y vicios humanos, que no han cambiado en años en la naturaleza del ser humano, y que se repite continuamente en el tiempo de la historia humana. Así como la marginación de la mujer, el machismo, la hipocresía social, la doble moral.         Recordemos que ante Dios, todos somos iguales, pero no es porque esta historia ocurre  hace mas de 2000 años que vamos a "disculpar" el segmentarismo social y la discriminación que rodea  a la mujer en la historia del hombre, y que es todavía objeto la mujer por parte tanto de hombres como de muchas de ellas entre sí.  La hipocresía social es alarmante en este pasaje como lo sigue siendo ahora, es indudable, que a la mujer se la victimiza por hacer las mismos cosas que hace el hombre, por cometer los mismos pecados y con quien junto a él los comete. ¿Recuerdan a la mujer que la trajeron a Jesús para que sea apedreada?, trajeron sólo a la mujer, ¿y al hombre? ¿o no es acaso que el adulterio  es un acto carnal entre un hombre y una mujer?, ¿por qué no trajeron al hombre también para que sea apedreado como lo exigía la ley de Moisés? Esa es la hipocresía social y religiosa de los judíos y la de hoy en día en nuestros tiempos. Juzgamos a nuestras mujeres,¿pero a los hombres quién los juzga?, ¿son vituperados socialmente los hombres?: ¡no!

  •      ¿Cómo es esto? Por ejemplo el apóstol Juan es el único evangelista que registra este hecho, es el único que que registra cada detalle exacto de esta conversación. No se trata de una conversación simple entre un hombre y una mujer, ¡no!. Se trata de la conversación entre Dios y  una mujer pecadora, abatida por la inmoralidad sexual, pero fielmente buscada y amada por Dios, ¿por qué buscada? aquí en el relato nos dice que Jesús la esperó en la fuente, él la buscó para pedirle agua, él la buscó en la conversación. Dios te busca amado amigo, él no está esperando que le busques, él te busca, él quiere encontrarte y tener una relación íntima  contigo y con todos los hombres, él quiere encontrarte para salvarte. 

     Para Dios es lo mismo el hombre como la mujer, esto es que para él los dos son iguales ante su presencia. El hombre  ha denigrado a la mujer a tal punto de vejarla en la historia humana, haciéndola aparecer como puerca y prostituta, cuando con ella misma adulteraba, para el hombre ella es la adultera y él no, cuando es con ella con quien peca, ella es la pecadora y el hombre no. Pero Dios castigará al hombre y a la mujer en el juicio si no se arrepienten ambos por sus pecados.

  •       Para el mundo hipócrita, un hombre es justificado cuando adultera, pero no una mujer. Si un hombre adultera esta bien, porque es hombre, así se dice. Se acepta que el hombre adultere o fornique porque son sus necesidades sexuales inherentes a su sexo, se dice.  Un  ex presidente del Ecuador dijo que él tenía pecados inherentes a los hombres, esto es que son comunes y no avergonzables, y nadie condenó a este hombre a la hoguera por haber sido un hombre pecador, pero si una mujer adultera es menospreciada y vituperada por toda la sociedad a tal punto de hablar de ella durante toda su existencia, de marcarla, de endilgarle perennemente  sus pecados. No le permitimos a la mujer ser una adúltera, enseguida vienen los calificativos de denigración para ella, le decimos prostituta, mala mujer, indeseable y la marcamos y la marginamos de por vida. 

    Para un hombre es perdonable el adulterio en este mundo, se dice que comete solo un desliz, su mujer tiene la obligación de perdonarlo porque es hombre, que no ha pasado nada, se le llama: "que se  echó una canita al aire",  pero a una mujer le es imperdonable el haber hecho lo mismo, el hombre ofendido ya no la perdona, la pobre es echada y toda su familia social que la rodea le reprocha, y peor aún, si el tal marido perdonase a esta mujer por lo que hizo y la recibe de nuevo como su esposa, ¡que va!, ese hombre es un tonto y un estúpido. Esa es la doble moral social, esa es la doble cara que siempre existirá en este mundo. Es en medio de esta hipocresía social que se desenvuelve esta historia, es medio de la fobia a los extranjeros, ya que no sólo era porque le decían la pecadora, sino porque ella era samaritana. ¡Ah, los samaritanos! una raza impura para los judíos, eran mezclados, eran medio judíos, medio extranjeros, eran odiados por los puros judíos, eran odiados por no haberse conservado puros de raza, ahora es aquí en medio de todo este fragor religioso y de hipocresía, que el Hijo de Dios actúa.

  •       ¿Por qué Jesús va a este territorio?, los judíos lo evitaban, aunque caminaban más y bordeaban los caminos para no toparse con los samaritanos, mas Jesús no lo evitó, él paso por ahí, y es que Dios busca lo que se ha perdido, ahí en donde está la pus social, Dios se mete, Dios no se corrompe al hablar con un pecador, a Dios no le da asco el ser humano, Dios no está hecho de fobias o envuelto en hipocresías. Dios vino a salvar lo que se había perdido, a él no le importó el que dirán, sus discípulos se asombraron de ver que conversaba con una mujer samaritana, pero nadie, escúchame bien, ninguno de ellos se atrevió a abrir su boca y condenarlo. Que interesante es que Jesús hablara con lo mas abyecto de la sociedad, con lo más promiscuo según ellos, con los indeseables, con los rechazados, y es que este es el evangelio verdadero: dar el mensaje al perdido, al pecador, al que la sociedad ha marginado, al que está victimizado por sus pecados, porque es ahí donde Dios actúa para mostrarle su amor y su salvación.

     ¿Quiénes vamos a ser como Jesús, el Hijo de Dios? ¿quiénes vamos a seguir sus pasos? ¿nos vamos a enfrascar en nuestros mantos blancos de supuesta santidad, nos vamos a envolver en nuestro dizque santo proceder y jamás nos toparemos con personas indeseables, o vamos a ir a buscar al perdido y al pecador y a ser como Jesús, para darles el amor de Dios que necesitan? de esto dependerá si eres o no un  cristiano verdadero.

LA HISTORIA
     Lo interesante es la conversación del maestro Jesús, de cómo él llega a tomar un simple hecho del tener sed y del beber, para de una manera didáctica enseñarle a esta mujer las verdades espirituales, nosotros los cristianos del siglo 21 nos volvemos locos enseñando las verdades espirituales, nos enredamos en la teología, en la doctrina, en los subterfugios, pero Jesús toma algo cotidianos y lo proyecta, lo enfila hacia las verdades espirituales, el agua, que bonito tema, si tú supieras dice Jesús... quién es el que te pide agua, tú le pedirías a él, aquel que te pide agua natural -le dice- tiene una mejor agua, de la cual jamás tendrías sed, ni que venir a tomar más de otra agua. El Señor va directo, él le habla del agua viva, le habla del agua eterna, le habla de llenar su alma cansada de pecar con el agua de Dios, esa agua que sacia la sed para siempre y que es la que busca nuestra alma, y esa agua es Dios.
     Cuando nos alejamos de Dios, nuestras almas están llenas de sed, tratamos de saciarlas con las cosas del mundo, las terrenales. Esta mujer ha tratado de saciar su hambre y su sed espiritual, llenándola con el amor de un hombre, por eso esta mujer ha tenido 5 maridos. Podemos ver que una persona se casa con una y con otra y con otras,  y así el ser humano busca en el amor humano, la llenura de su alma, lo quiere encontrar en el amor de un hombre, y descubre que esto no sacia su ser, porque lo que ella quería es llenar de amor su corazón. El agua viva, le promete que nunca más tendría que sacar de otro pozo agua, ya que de su interior correría el agua viva de Cristo para siempre.
   

    LA FUENTE DE VIDA ETERNA
  •      Toma del agua de vida, toma del agua de Jesús y tu alma jamás tendrá sed, no intentes llenar tu alma con lo que no sacia, quizá buscas en un hombre o una mujer tu bienestar espiritual, jamás lo hallarás, solamente Dios, en la persona de Jesús, puede llenar tus falencias espirituales, no busques más en otra fuente, no busques en la sociedad o en los amigos lo que necesita tu alma, busca en Jesús, la paz de tu corazón, el amor que no encuentras, Dios llenará tu cántaro para siempre, la mujer del cántaro se fue llena de Dios, había encontrado quien llene su vida de amor, y ese era Jesús.


YO SOY
     El desenlace final de la historia es que la mujer le dice a Jesús: cuando venga el mesías nos declarará todas las cosas....Jesús le dijo: "Yo soy, el que habla contigo". Frente  a Jesús sólo tienes dos opciones: o lo aceptas o lo rechazas, él dijo: yo soy..., o le crees o no, la mujer en su corazón supo de inmediato que Jesús era el mesías. Mesías significa: el salvador, el ángel le dijo a José, su nombre es Jesús, porque él salvará al pueblo de sus pecados.
     Acepta a Jesús, él lo dijo: yo soy, deja que  entre en tu corazón y recíbelo, que él te dará el agua viva, ya no busques en ninguno pozo antiguo, no busques en el pozo incorrecto, busca a Jesús, él es el CAMINO correcto, el que produce el agua viva. (Escrito por Rafal Grijalva)