Translate

martes, 29 de marzo de 2016

JESUS QUIERE TU ARREPENTIMIENTO


"El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento." II Pedro 3:9

JESÚS NO RETARDA SU PROMESA


      Para muchas personas lo que dijo Jesús acerca de su regreso a la tierra no es verdad, lo tildan de buen maestro, de un gran filósofo, pero creen que lo que dijo fueron fábulas y una de ellas es su segunda venida.
     Pero este demorar de Dios, a lo  que la gente lo ve como una debilidad, es en sí, la misericordia de Dios. ¿Y cuál es este acto de misericordia  que señala el apóstol Pedro en su carta, al decir que Dios quiere que los hombres procedan al arrepentimiento? El no venir por segunda vez. 
     Porque el día que regrese, ya no será como un hombre común y corriente, sino como dice la Biblia, vendrá como Rey. Y ya no vendrá como un rey cualquiera que pueda ser opacado por algún rey de este mundo, no. Sino que la Biblia lo describe como EL REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. 
     El caso está, en que en ese tiempo ya no vendrá a morir en una cruz ni a ser siervo, sino que vendrá como Juez, a juzgar a los hombres por los pecados cometidos ante Dios. La única excepción que hará será con sus redimidos, aquellos que se han arrepentido de sus pecados y se han lavado en la sangre de Cristo y ahora son hijos de Dios. Porque aquellos que no lo hubiesen hecho serán juzgados y condenados a la muerte eterna.


MUCHOS QUIEREN QUE VENGA ESTE DÍA PERO NO TIENEN MISERICORDIA


     Sí, muchos anhelan que venga este día, y con justa razón. Porque han vivido en este mundo de una manera mala, rechazados y olvidados por este mundo,  por su fe en Cristo. Otros, porque no soportan un mundo lleno de tanta corrupción y maldad y desean que se acaben este estado de cosas y reine en verdad Dios en este mundo.
     Lo que muchos olvidan es que cuando él venga se habrá terminado la dispensación en que vivimos, la era de la gracia del hombre en que se desenvuelve en este momento.  Al morir Cristo, en su muerte, él pagó el precio del pecado del hombre. Ya no existe más que pagar. En la cruz Jesús pagó el precio del pecado de todos los hombres, de todas las épocas que vendrían, de todos los años venideros. 
     Es como si un hombre hubiera dejado un dinero en un banco, en donde cada familiar o persona que él hubiera nombrado, fuera beneficiado por toda su generación de este dinero hasta que él regresase. 
     Cristo dejó provisión "para que todo aquel que en él crea no se pierda sino que tenga vida eterna". Y en este tiempo andamos, en la era de la gracia, del regalo de Dios, de Jesús mismo, que hizo provisión para que los hombres se arrepientan y sean salvos de sus pecados.

DIOS ES PACIENTE

     Dios es paciente, dice el apóstol Pedro en este verso de su carta. Sí, en verdad lo es. Muchos de los seguidores de Cristo lamentablemente no lo son; el hombre carece de paciencia, pero Dios no. He escuchado decir: ¿por qué Dios no actúa en este caso o en el otro?, ¿por qué Dios no envía destrucción sobre esta civilización malvada o esta otra?. ¿Por qué Dios no hace esto o aquello?. Pregunto: ¿Tienes la paciencia de Dios?, ¡oh amigo querido!, Dios si es paciente. Dios te espera tanto. Dios espera con paciencia que el hombre recapacite de su maldad. Dios espera que el hombre se arrepienta de sus pecados, una y otra vez. Pero la Biblia dice que esto no será infinitamente, que vendrá la segunda venida de Cristo y ahí terminará esto. Las escrituras dicen: "que está establecido que el hombre muera una sola vez y después de esto será el juicio", cuando tú y yo muramos todo habrá terminado, se habrá terminado el tiempo para arrepentirnos y de volvernos a Dios. Cuando muramos ya no habrá otra oportunidad de arrepentirnos, lo dice la Biblia, solamente una sola vez vivimos y después de la muerte vendrá nuestro juicio.
      Pero Dios no quiere esto, el corazón noble de Dios no desea esto para ti, ni para mí. Dios desea darnos una oportunidad de vida, él ama a su creación. Él nos amó tanto, que envió a su Hijo unigénito, nos entregó lo más preciado que él tenía en el cielo.La Biblia dice que él era su solaz, con quien conversaba y se regocijaba, pero Dios lo envió aún así, se despojó de todo por amor al hombre, eso es amor y misericordia. Misericordia es amor sin merecerlo, no merecíamos ese amor, pero Dios unilateralmente nos lo dio.


PARA DIOS SERIA FÁCIL PERDONAR


     Para Dios sería fácil perdonarnos y olvidarse de nuestros pecados. Muchas religiones dicen: ¿Por qué un Dios lleno de tanto amor me condenaría en el infierno? ¿Por qué si me ama tanto, no me va a poder perdonar en el juicio? ¿Yo creo que me sonreirá y no me dirá nada y mas bien escucharé: ven al cielo conmigo? Y niegan que esto pasará, ni aunque lo leen en  la propia Biblia. 
     La pregunta que yo les hago es: ¿Ese Dios de amor, que es tan bueno, te condenaría injustamente sin darte ninguna oportunidad? ¿ese Dios lleno de amor te mandaría al infierno porque es un loco? La Biblia dice en Juan 3:16: "Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea no se pierda sino que tenga vida eterna." ¿Es que acaso Dios es un loco que hace cosas sin pensar? No mi amigo. Pero Dios te ama tanto que pagó el precio del pecado que tú y yo hicimos y que según sus leyes deberíamos haber pagado con nuestra muerte eterna. Esto lo hizo a través de Cristo, cuando pagó ese precio con su vida, para que tú y yo no tengamos la necesidad de hacerlo ya. La única condición que él puso, según este versículo de la Biblia es: "todo aquel que en él crea, no se pierda, sino que tenga vida eterna" ¡Oh amigo querido! ese amor es incondicional y eterno, pero él estableció que tenemos que creer que Jesús es nuestro salvador. Que tenemos que aceptarlo como nuestro salvador personal,  para que no nos perdamos y tengamos vida eterna, así lo estableció Dios.
     Retomando el hilo, Dios nos amo tanto que consideró que aquellos pecados que tú y yo cometemos y cometeremos, son tan graves, que lo único que podría pagar estos pecados cometidos por toda la humanidad, sería la vida de su Hijo Jesucristo. Él ya lo había planificado así: la Biblia dice en Apocalipsis que Cristo dijo: "EN EL ROLLO DEL LIBRO ESTÁ ESCRITO DE MÍ". Dios todopoderoso, ya había establecido desde que Adán pecó, una provisión para los hijos de Adán, para toda su descendencia, y dentro de esos estamos tú y yo. Él escogió a su propio Hijo, para que pagara el precio por los pecados de toda la humanidad. Mira por eso murió Cristo, murió por los pecados tuyos y míos, para que no tengamos "la muerte eterna" como castigo por haber pecado contra Dios.

LA IMPORTANCIA DEL PECADO PARA DIOS


     Para Dios, los pecados que cometemos, no son un pelo de cochino, o algo sin importancia. Para Dios los pecados que cometemos son graves y dignos de muerte. La Biblia dice: "PORQUE LA PAGA DEL PECADO ES LA MUERTE", no dice como algunos tergiversan estas palabras bíblicas, que con la muerte se PAGA el pecado, no. Sino que la consecuencia de pecar, da como resultado la muerte. 
     Dios le previno a Adán, cuando le dijo: "PORQUE EL DÍA QUE DE EL COMIERES MORIRÁS", esa advertencia le dio Dios a Adán, que el día que él pecare desobedeciéndolo MORIRÍA. Esa ley la estableció entre la relación del hombre con él. Que no podría desobedeserlo, porque si lo hacía moriría. Y esa sentencia fue dada cuando él los juzgó en el huerto del Edén, al decirles: "POLVO ERES Y EN POLVO TE CONVERTIRÁS." 
     Dios aunque amó a Adán, sus palabras estaban dadas, no pudo irse contra su propio decreto. No pudo irse contra si mismo. La Biblia dice que: "Dios no es HOMBRE para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta", lo que él dice lo hace y lo ejecuta. Dios ya dio su decreto, y su decreto fue la muerte del hombre que peca. Por lo tanto, los seres humanos, por una sola vez vivimos y después de esto vendrá nuestro justo juicio.

EL CORAZÓN NOBLE DE DIOS



     Pero si hay nobleza y amor en el corazón de alguien, ese es en el de Dios. Él no desea que el hombre se pierda, él lo creó para que sea libre no solamente en lo físico, sino también del pecado y de la muerte. El apóstol Pedro conoció perfectamente el corazón de Jesús, pues fue su discípulo, y a quien él perdonó de todo corazón, pues le encargó apacentar a sus ovejas. Pedro conocía del bondadoso corazón de Cristo, que no despreció jamás a ningún pecador y por el contrario siempre le dio la oportunidad de arrepentirse y de volver su vida a Dios. 

CONFORME AL CORAZÓN DE DIOS

     Hoy existen muchos dizque pastores de muchedumbres, pero que lo único que ven en las personas que pastorean es el vil dinero, el aspecto estadístico, el aspecto secundario, pero como dice la Biblia: "EL PRÍNCIPE DE LOS PASTORES",  JESÚS DE NAZARET, él te pastoreará con lazos de amor y de misericordia, él sabe que somos viles, que somos pecadores y que necesitamos salvación. Jesús es el corazón de Dios, su misericordia es infinita, aún cuando los romanos lo crucificaron, él le dijo a su Padre celestial: "PADRE PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN"  y tú dirás, pero ellos si sabían lo que hacían, y es verdad. Y no es que Dios sea un tonto, Dios sabía que lo que ellos hacían era pecado, que ellos si sabían que lo cometían contra un INOCENTE. Que estaban condenando a un hombre SIN CULPA a la muerte. Que se levaron las manos, PILATO y todos los altos jefes religiosos de los JUDÍOS. 
      Dios lo sabía, pero aún así Jesús los perdonó. No porque hubiesen sido merecedores de su misericordia, no. Pero, porque su amor fue tan grande, los PERDONÓ. A los que le hacían daño pidió que Dios los perdonara. Hoy, aun en nuestro tiempo, Dios está dispuesto a perdonar al hombre. Aún hoy su corazón late de amor por nosotros y quiere perdonarnos.


SU AMOR ES PARA SIEMPRE

     El amor de Dios es para siempre lo dice la Biblia, el apóstol Pablo dijo: "quien me podrá apartar del amor de Cristo", no dijo yo jamás me podré apartar de amar a Cristo. Los discípulos le dijeron a Cristo antes de morir: "Jamás te dejaremos y moriremos contigo", pero no lo hicieron. Pablo habló de que Cristo lo amaba tanto, que siempre estaba, pese a toda circunstancia con él. Que ese amor jamás se apartaba de él, y lo afirmó categóricamente al decir que NADIE ni NADA LO PODRÍA APARTAR DEL AMOR DE CRISTO. Porque Jesús si sabe amar, su amor es incondicional, es eterno, nunca falla. Él no quiere que tú perezcas, sino que te arrepientas y pidas perdón a Dios por tus pecados, si lo haces Dios te perdonará. 
     La Biblia dice que "si tus pecados fueren rojos como el carmesí vendrán a ser como blanca lana", porque así de puro serás cuando te arrepientas de tus pecados cometidos, "porque él ES FIEL Y JUSTO para perdonar tus pecados y limpiarnos de toda maldad". Aun en el último minuto de tu vida, si tienes ocasión y pides perdón a Dios, él te perdonará. Así lo dice la Biblia.
     Jesús en la cruz, le dijo al ladrón que lo reconoció: "hoy estarás conmigo en el paraíso". Mira él no se bautizó, no asistió a ninguna iglesia, él no dio sus diezmos. Estaba este hombre colgado en una cruz por sus pecados, porque era ladrón, así lo dice la Biblia, mas Jesús lo perdonó y es que Jesús buscaba y amaba a los pecadores. Él no se perdió la oportunidad de ofrecer a este ladrón su salvación, estando aun en su lecho de muerte allí lo perdonó y lo salvó. Mientras lees esto puedes ser perdonado, puedes ser liberado, puedes arrepentirte y Dios te perdonará, serás una nueva criatura como lo dice la Biblia, y serás salvo  de la muerte eterna.

NINGUNA OFERTA ES GRATUITA, MAS LA DE CRISTO: SÍ


     En este mundo todo lo que te ofrece la gente tiene un valor, sea material o de cualquier índole, mas mira que Jesús te ofrece su salvación gratuitamente. Él no desea que seas miembro de ninguna organización religiosa humana, él desea que seas miembro de su cuerpo, que está en este mundo, regado en todo el planeta, compuesto por todos los salvos que han recibido su salvación en la actualidad y antes de este siglo y desde que Cristo murió, por eso Jesús le dijo a Pedro: "Y sobre esta roca fundaré mi iglesia",  y es a la que él llama su novia la que desposará simbólicamente en su venida, por eso mismo él llama en apocalipsis a este  acontecimiento "las bodas del cordero". 

     El ser cristiano o seguidor de Jesús no responde a ser parte de una organización humana sino  a una divina, es tener  una comunicación y una relación directa con Dios. De nada sirve que en este momento pertenezcas a alguna organización humana, sino está Cristo en tu corazón y sea él el que gobierna tu vida. 


     Ven a los pies de Cristo, arrepiéntete como dice el apóstol Pedro de todos tus pecados y tendrás vida abundante en tu corazón y en tu alma porque esa vida será la vida abundante de Cristo, que él te dará por siempre.

1 comentario:

  1. Amen es un mensaje que Dios nos da de arrepentirnos de corazón ya que Dios nos ama y nos da una segunda oportunidad..

    ResponderEliminar