Translate

domingo, 24 de mayo de 2015

EL VERDADERO PADRE DE JESUS


 Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente. Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que vosotros os maravilléis. Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida. Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió. De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán.  Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;  y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre.  No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;  y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación. (JUAN 5:19-29)
JESUCRISTO

LA DEIDAD DE JESÚS.

     
     Un ser humano común y corriente puede decir, mi padre fue abogado y también yo soy abogado, u otro decir, mi padre fue un gran futbolista y yo también, y así innumerables personas pueden decir que siguieron el oficio de su padre, maestros, psicólogos, carpinteros, vendedores, panaderos y un sinnúmeros de oficios, de Jesús dijeron: no es este el hijo del carpintero... o sea que terrenalmente Jesús fue el hijo de José, el carpintero, posiblemente su oficio lo aprendió muy bien, el Señor Jesús como humano aprendió un oficio y por eso los hombres lo reconocieron. Pero luego de treinta años, cuando se separó de su familia humana y comenzó su ministerio en la tierra, ya no habló nunca más de su padre terrenal, ya no fue el hijo del carpintero, él manifestó que Dios era su Padre, y que era el Hijo de Dios.
   
     Que diferencia, si hoy en día un hombre común y corriente hiciese eso, lo tildarían de chiflado y lo meterían en un hospital de enfermos mentales, pero en el tiempo de Jesús podemos observar que aparentemente ellos también quisieron hacer eso, es decir encasillar a Jesús, sólo como el hijo del carpintero. Un oficio digno, sí, pues era alguien que era solicitado por muchísimas personas, pero que para ellos no era un oficio digno para ser un maestro de religión en Israel.
   
     El apóstol Pablo dijo de sí, que fue criado a los pies del gran maestro Gamaliel, o sea que los hombres sabios y encumbrados eran enseñados por grandes maestros de la religión y la filosofía.  Los judíos encumbrados despreciaron a Jesús, por ser hijo de un pobre carpintero,  que no podía decir cual fue su gran maestro en religión, como ellos lo esperaban. Pero Jesús habló en este pasaje ya no de su vinculación terrenal sino de su vinculación celestial. Lo más curioso es que mientras los hombres del tiempo de Jesús vincularon su estirpe con grandes maestros y filósofos humanos y nunca con Dios, Jesús vinculó su ministerio con Dios. Esto es que llamó al mismo Señor, al Altísimo, al Santo, al tres veces Santo, al gran YO SOY, como su mismo PADRE.
 
      Hoy en día la gente al igual que en el tiempo de Jesús dicen ser grandes, por vincularse humanamente con grandes causas, o por seguir a connotados hombres, o grandes movimientos, o ser seguidores de eminentes hombres, pero que pena que pocos son los que dicen basar su ministerio en el mismo Señor de Señores. Que su respaldo (o como muchos lo llaman LA COBERTURA necesaria, al referirse a la pertenencia a una organización humana) proviene en verdad del mismo Dios. Los antiguos profetas eran muertos y perseguidos en el Antiguo Testamento por decir que hablaban en nombre de Dios, ya que no pertenecían al círculo de merodeadores o lisonjeros del rey de turno y siempre será así, cuando alguien se levanta en nombre de alguien reconocido y poderoso humanamente, el mundo y los hombres, lo ven como bueno, pero cuando alguien se levanta en el nombre de Dios, aún hasta sus mas íntimos amigos dudan de que así sea.
   
     Y ese fue el caso de Jesús, su pasado terrenal para ellos era una escoria para alzarse como él gran maestro de Israel, más Jesús dijo estas palabras dadas al principio de este escrito; "De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente". ¡Que preciosas palabras!, ¿cuántos de nosotros estaríamos dispuestos a decir esto, que hacemos lo que vemos hacer a nuestro Padre celestial? ¿o mas bien estaría ser sincero el decir que hacemos lo que en verdad nos da la regalada gana?¿cuántos estamos dispuestos a llamarnos hijos de Dios y decir que Dios es nuestro Padre y que hacemos lo que nuestro Padre nos dice que hagamos: predicamos, levantamos obras, oramos por los enfermos y necesitados, salimos a predicar el reino de Dios, como nuestro Padre quiere que lo hagamos? ¿o que estamos dispuestos a que la gente nos ridiculice cuando nos pregunten por nuestras credenciales humanas, nuestros títulos, o por nuestro conocimiento para hacer las cosas que hacemos? ¿no es acaso Dios, nuestro Padre y no ningún otro? ¿entonces por qué llamamos Padre a otro, si sólo tenemos un Padre, y ese, solamente es nuestro Dios?


TODO DEPENDE DE SABER QUIEN ES TU PADRE


  •        La gente pensó que Jesús argüiría que José era su Padre, o algún pariente encumbrado, ellos sabían de la humildad de Jesús como hombre, él directamente basó su autoridad y conocimiento en que Dios era su Padre, que él hacía lo que veía hacer a su Padre. Lo sorprendente es que para los Judíos,  Dios era: El Santo, El Altísimo, El Inalcanzable, ellos ni siquiera podían ponerse como el polvo que Dios pisaba, pero este humilde Jesús se encumbra a los mismos cielos y se sienta con el Altísimo y le dice Padre
  •      He aquí la importancia de saber quien es tu Padre, porque cuando lo sabes vas a hacer las cosas que él hace. El Padre de Jesús no era un simple mortal, el padre de Jesús era el mismo Dios y Señor del universo. Es por esto que cuando en tu cerebro está el chip de que en verdad tú eres hijo y  ves y vives para tu Padre celestial y no para alguna organización humana-religiosa, en verdad sabes que quién te sostiene y de quién sale tu autoridad para hacer la obra de Dios no es de ningún humano sino del mismo Dios y Señor de los cielos.
  •      Cuando era un niño de sólo ocho años, pude ver en la iglesia donde me congregaba, este empoderamiento de los hermanos, como el poder de Dios se manifestaba en las personas, en los discípulos, en los seguidores de Jesús, todos eran hijos de un Padre poderoso y todos trabajaban en predicar el evangelio. Muchos fundaron iglesias y aún en casas eran fundadas iglesias, no había necesidad de graduar pastores y obreros en  ninguna parte, porque el poder del Padre actuaba en los hermanos y todos trabajaban y le preguntaban a Dios, a donde él quería que sirviesen.  
  •      Hoy en día vemos como la iglesia evangélica se ha detenido en su avance de predicación del evangelio, muchos esperan los medios, el amparo, LA COBERTURA, los estudios, las finanzas para hacer lo que el Padre les pide que hagan. Hoy la cabeza  de la una iglesia es el hombre, quien quiera que esté al frente de un templo, o un movimiento, algunos hasta el nombre de PADRE le dicen y le rinden pleitesía. ¿Claro como van los feligreses a saber quién es su Padre, si su verdadero Padre no es Dios, sino un hombre? ¿y si los avergüenzan por lo que son?, peor aún, ya no hacen lo que deben  hacer con respecto a la voluntad del Padre. Todo depende de saber en verdad, si tu verdadero Padre es Dios, y si verdaderamente haces, lo que ves hacer, lo que Él hace.(Este escrito fue hecho y producido por Rafael Grijalva)


1 comentario:

  1. ESTA MUY BONITO ESTE MENSAJE BÍBLICO ME GUSTA MUCHO QUE DIOS TE BENDIGA SIEMPRE Y HABLE A TRAVÉS DE TUS PALABRAS AMEN.

    ResponderEliminar